C-educa ®

CULTURA DE EDUCACIÓN Y CAPACITACIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Miércoles 02 de Agosto, 2007                                                      REPORTE C-educa No. 24

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ÍNDICE

 

 

 

 

 

1)      Frases que no pierden vigencia.

2)      Editorial C-educa ®. La capacitación es una buena inversión

3)      No cambie al mundo.

4)      El Don del Servicio. Por Isaac Ramírez, amable colaborador de www-c.educa.com

5)      ¡Quítese del clavo!   Parte II

6)      Confidencialidad.

 

 

 

 

 

1. FRASES QUE NO PIERDEN VIGENCIA

 

 

 

 

 

No es la especie más fuerte la que sobrevive, tampoco es la más inteligente, es la que mejor responde y se adapta al cambio.

                                                                                                                         Charles Darwin

                           

 

 

 

 

2. EDITORIAL C-educa ®

 

 

 

 

 

LA CAPACITACIÓN ES UNA BUENA INVERSIÓN

 

Cuando uno compra un terreno está haciendo una inversión, porque el terreno gana plusvalía o genera una renta. Cuando uno monta una fábrica de algo, está haciendo una inversión porque con el pasar del tiempo, espera que los productos que se vendan generen ingresos que pagan por lo invertido y ganancias adicionales. Para nuestros fines, una inversión la podríamos definir como la adquisición de algo que me generará de alguna manera – en el tiempo – un ingreso adicional al valor de lo invertido.

 

Muchas personas consideran la Capacitación como un gasto semejante al gasto por energía eléctrica, teléfono, etc. Sin embargo, la Capacitación puede ser una inversión, ya que la persona que recibe y aprovecha una capacitación se convierte en un colaborador más productivo,  más eficiente, con mejor actitud, mayor compromiso, etc. Cualidades que implican generación de ingresos adicionales al valor de lo invertido en la capacitación.

 

Un ejemplo nos aclarará esta idea: Imagine que tenemos una recepcionista que no atiende muy bien a los clientes que llaman (no responde el teléfono, o se tarda mucho, no saluda al cliente, etc.). Asumamos que esto representa la pérdida de un cliente potencial al día. Si la recepcionista recibe un curso de capacitación de atención al cliente podríamos obtener dos resultados: 

 

A)      La recepcionista sigue igual, por lo tanto, el dinero erogado para la capacitación es un GASTO, porque ni siquiera se recupera la inversión, o

 

B)      La recepcionista cambia, y ya no pierde tantos clientes. En este caso, cada cliente que no se pierde genera ganancias adicionales a la empresa. Por lo tanto, la capacitación impartida se convierte en una excelente inversión, puesto que lo erogado por la capacitación se recupera con creces en el transcurso del tiempo.

 

Generalmente, cuando la capacitación se da por dar capacitación es un GASTO. Pero, cuando se analizan bien las situaciones y se determina que una capacitación a la larga puede representar ingresos o ahorros adicionales, entonces, la empresa está realizando una excelente INVERSIÓN.

 

En todos los campos de la actividad laboral, la Capacitación bien planeada es una fuente de ingresos extra  y/o ahorros enormes. El secreto consiste en saber identificar qué Capacitación dar, a quién dársela, cuándo y cómo dársela. Si se cumple con esto, la CAPACITACIÓN SIEMPRE SERÁ UNA EXCELENTE INVERSIÓN.

 

Antes de programar capacitación pregúntese: Si voy a invertir X cantidad en esta capacitación, ¿Voy a recuperarla y ganar o ahorrar más?  Si la respuesta es positiva… realice la capacitación.

 

 

                                                                                                                    Francisco Mata

                                                                                                                  www.c-educa.com

 

 

 

 

 

3. NO CAMBIE EL MUNDO

 

 

 

 

 

Había una vez un rey que gobernaba un país muy próspero.

 

Un día realizó un viaje a ciertos poblados de su país, alejados de su palacio. Cuando regresó del viaje, se quejó que le dolían mucho sus pies – debido a que era su primer viaje largo y los caminos por donde viajó eran muy escabrosos y con muchas piedras.

 

Como resultado de su malestar ordenó a sus ayudantes que cubrieran todas las carreteras del país con cuero.

 

Definitivamente, esto requeriría miles de pieles de vacas y costaría grandes cantidades de dinero.

 

Entonces, un sirviente muy sabio se atrevió a hacer una sugerencia al rey: “¿por qué tenemos que gastar innecesariamente esa gran cantidad de dinero? ¿Por qué no cortamos pequeños pedazos de cuero para cubrir sus pies?”

 

El rey estaba sorprendido, pero finalmente estuvo de acuerdo con la sugerencia de fabricar “zapatos” para él.

 

Realmente hay una valiosa lección para nuestra vida en esta historia:

 

Para hacer de este mundo un lugar feliz donde vivir, mejor cambia tu mismo – tu corazón; y no al mundo.

 

                                                                                                                                               Autor Desconocido

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CONCÉDANOS EL HONOR DE SU VISITA A

 

www.c-educa.com

 

Dedicada 100% a la educación y capacitación,

allí encontrará artículos, cursos disponibles, presentaciones y

más información.

 

Si desea dejarnos algún comentario por favor hágalo en la sección de comentarios de su página:  www.e-educa.com

 

 

 

 

 

 

4. EL DON DEL SERVICIO

 

 

 

 

 

Servir para ser servidos, amar para ser amados, perdonar para ser perdonados... Estas palabras sabias de Francisco de Asís reflejan el anhelo de mucha gente que dice servir, pero no sirve... que dice amar, pero no ama. Y es que amar es servir con todo lo que tenemos a la mano, y servir a todos... y servir bien.

                                               

Cuando usted se sienta a la mesa, espera que alguien le sirva, a menos que utilice el autoservicio como una forma de satisfacción personal, sea por ahorro de tiempo, recursos o simplemente por costumbre.

                                               

Observe a su alrededor y verá que la naturaleza es servicio. La luz del sol, el aire, las plantas, los alimentos... todo canta el himno del servicio. Por esa misma razón, estamos llamados inevitablemente a servir, a entregar y entregarnos sin reserva. Cuando una persona dice que desea servir pero antepone sus intereses egoístas o personales, cae en la tentación de la arrogancia. Y ser arrogante es el mayor pecado. Peor aún, cuando alguien dice que es humilde en el servicio pero en el fondo sirve por arrogancia, publicidad o exhibicionismo. Recuerde que “la simulación de la humildad es la más grande de las soberbias”.

                                               

Hablar de servir, es fácil... pero lo difícil es realmente servir. Y servir significa exceder las expectativas de quienes requieren de nuestro talento, habilidad o mediación. Muchas personas piensan que basta con ser bien intencionados, y que con eso han llenado el espacio del servicio. Nada más falso. Cuando se juzga éticamente al servicio no se incluye la intencionalidad, porque ésta solamente es el primer paso hacia la prestación de un favor.

                                               

Asimismo, pensar que la paga compensa el servicio, también es falaz. Recordemos que a muchas personas les pagan muchísimo más de lo que realmente vale la calidad de sus servicios. Los mezquinos y tibios hablan de paga = tiempo, y se equivocan, porque exceder las expectativas del cliente implica también dar tiempo adicional y seguimiento. 

                                               

¿Cómo demostramos si realmente compartimos la cultura del servicio? Sencillamente siguiendo estas normas elementales de sentido común:

 

1.       Dé siempre más de lo que la gente espera de usted. Siempre hay un valor agregado.

2.       No tema a perder poder porque su persona se diluye en el servicio. De hecho, servir es el poder más grande que nos ha otorgado la naturaleza.

3.       Sirva sin esperar recompensa. Sirva a aquéllos que no podrán devolverle nunca el favor que usted les ha hecho. Recuerde que su recompensa siempre será mayor.

4.       Recuerde que el cielo y el infierno están acá en la tierra. La medida que usamos con otros es la medida que será utilizada con nosotros mismos.

5.       Sirva con alegría. Cuando caiga en la tentación del desánimo o la falta de recompensa, piense en los que calladamente han servido con una sonrisa en los labios.

6.       El que sea mayor entre ustedes, que se convierta en servidor de ustedes. Palabras eternas de las Sagradas Escrituras. El que sirve enteramente es porque ha llegado a la trascendencia y lo no le importa el poder o el dinero.

7.       Que su vida y sus acciones siempre sean congruentes. Nunca ofrezca lo que no va a poder cumplir, ni tampoco sea piedra de tropiezo o escándalo para otros.

8.       Sirva calladamente. Sea como la violeta: aspiramos su perfume mas no sabemos exactamente dónde se encuentra.

 

Si podemos cumplir estas normas elementales del servicio, entonces empezaremos a trascender, a ir más allá de la mera obligación y la sobrevivencia.

                                                                                                                                                 Isaac Ramírez Urbina, MA

                                                                                                                           Jefe de Capacitación, Desarrollo y Comunicación

                                                                                                                                                  Prensa Libre, Guatemala  

 

 

 

 

 

5. ¡QUÍTESE DEL CLAVO!   Parte II

 

 

 

 

 

Nota:  La Parte I de este artículo salió publicada en el Reporte No. 23.   Si usted desea leer la Parte I, por favor haga clic aquí.

 

En la Parte I de este artículo comentábamos que muchas personas prefieren estar sobre el clavo porque no están seguros de qué pasará si se quitan del clavo.

 

Las personas no tienen garantía ni seguridad alguna de que si se mueven de donde está el clavo, encontrarán un mejor lugar. Para ellos es mejor estar donde están – aunque no es lo más confortable estar sobre el clavo – y no salir hacia un logar donde no saben qué pasará. Saben que tienen su salario y con eso pagan las facturas y las deudas. La mayoría de las personas se conforman con esto… aunque el clavo duela y cause malestar.

 

Es más, algunas veces, con solo sugerirles que se quiten del clavo y que busquen un lugar más confortante se molestarán y aún se podrían hasta enojar. El estar sobre el clavo se ha convertido parte de la vida para ellos.

 

Y recuerde que estar sentado sobre el clavo no se refiere únicamente a situaciones del trabajo. En su propio hogar una persona puede estar sentada sobre uno o varios clavos.  Por ejemplo, la esposa que soporta ser golpeada y maltratada todo el tiempo, por miedo a quedarse sola.  Otro ejemplo, el esposo o la esposa que acepta la infidelidad del cónyuge por conveniencias económicas. Un último ejemplo, la persona que acepta ser forzado a realizar actividades ilegales con tal de no perder favores o aceptación de otra(s) persona(s).

 

Y después de todo, aún las seguridades que ofrece el estar sentado sobre los clavos eventualmente pueden desaparecer, perdiéndose así los “beneficios” que brinda el estar sobre los clavos. Y de repente, la persona tendrá que enfrentarse a un futuro incierto – sin tiempo para planear sobre el camino a tomar.

 

El único lugar donde existe la seguridad en el planeta tierra es en la tumba. Allí seguramente no encontrará clavos y si los hay, no los sentirá ni le afectarán.

 

Evalúe su vida y determine si hay clavos en los cuales está sentado y le impiden ser una persona libre de dependencias y falsas seguridades. En la vida todas las decisiones tienen sus riesgos… y permanecer sobre los clavos le garantiza el estarse lamentando, quejando, gruñendo, gimiendo y sufriendo como el perrito de la historia al inicio de este artículo.

 

                                                                                          Adaptado de un artículo escrito por: Jerry Clark

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA EXCELENCIA EN LAS EMPRESAS NO APARECE POR ARTE DE MAGIA

REQUIERE UN PROGRAMA DE CAPACITACIÓN ADECUADO PARA AYUDAR

A LOS COLABORADORES A CONVERTIRSE EN PERSONAS EXCELENTES

 

En www.c-educa.com usted podrá conocer el programa de capacitación

“MI empresa es Excelente, porque YO soy Excelente”

 

VISITE LA SECCIÓN DE PRESENTACIONES MOTIVACIONALES SU PÁGINA

 www.c-educa.com

 

HAY NUEVAS PRESENTACIONES A PARTIR DE LA NÚMERO 68

 

 

 

 

 

CONFIDENCIALIDAD

 

 

 

 

 

Su dirección de e-mail es nuestro activo más importante.  Por ninguna razón la compartiremos con ninguna otra entidad.  Puede estar seguro que no será vendida o cedida bajo ninguna circunstancia.

 

Si por cualquier razón usted ya no desea recibir este reporte, con mucha tristeza lo retiraremos de nuestro listado de suscritos.

 

Responda este e-mail indicándonos que quiere dejar de recibir este reporte e inmediatamente retiraremos su dirección de e-mail de nuestros listados.

 

Los artículos que aparecen en este Reporte son responsabilidad únicamente de los propios autores.          C-educa, no se responsabiliza por el contenido de ellos.