Cursos Disponibles

 

EL EFECTO PIGMALIÓN

Los humanos somos 85% emocionales y 15% racionales. Estos valores pueden variar de persona a persona, pero, en términos generales lo que nos indican es que las personas somos principalmente emocionales la mayor parte del tiempo. Todo el día fluye la comunicación entre las personas, especialmente entre los Jefes y los Subalternos. Estas comunicaciones están cargadas – sin usar palabras - de señales, de avisos, de comentarios, apreciaciones e interpretaciones. Todo el tiempo, minuto a minuto el Jefe está enviando señales que son percibidas por los subalternos e interpretadas. Y los subalternos a su vez, responden a los Jefes de acuerdo a las señales recibidas.

Entre el ir y venir de gestos y apreciaciones, el Jefe comunica al subalterno lo que espera de él, lo que piensa de él, si lo aprecia o no, si confía en él o no y muchas otras cosas más. Este lenguaje mudo – aún el no dirigir la palabra a una persona es una señal – es el que más información le da a un subalterno acerca del Jefe.

El Efecto Pigmalión habla precisamente de este tema, la comunicación sin palabras de lo que una persona, en este caso el Jefe, comunica a otra persona, el subalterno.

El Curso del Efecto Pigmalión explica la importancia de conocer que existe este lenguaje de señales; el impacto que tiene sobre el rendimiento de los subalternos y los resultados de un departamento y la empresa. Una forma rápida de convertirse en un buen Gerente o Líder es la de comenzar a utilizar los beneficios de utilizar el Efecto Pigmalión en forma correcta dentro de la empresa.

Se han realizado muchos experimentos para comprobar y confirmar la existencia del Efecto Pigmalión y uno, fácilmente, lo puede constatar analizando un poco su vida y actuación pasada. Basta con preguntarse ¿En qué ocasiones mi Jefe se comportó como un buen Pigmalión y que ocasiones no actúo para nada como Pigmalión? Y también se puede preguntar ¿En qué ocasiones he actuado como un buen Pigmalión y en cuales no? En otras palabras, la demostración de la existencia y vigencia del Efecto Pigmalión la podemos encontrar en nosotros mismos. Este curso es fácil de comprender y fácil de comenzar a aplicar desde que se recibe, por lo que podríamos clasificarlo como un curso Ampliamente Práctico. Y debido a su sencillez no se requiere asistir a un salón y permanecer tres o cuatro horas escuchando a un conferencista, basta con leerlo detenidamente y comprender el mensaje y la aplicación del Efecto Pigmalión.

En otras palabras, la demostración de la existencia y vigencia del Efecto Pigmaleón la podemos encontrar en nosotros mismos. 

Este curso es fácil de comprender y fácil de comenzar a aplicar desde que se recibe, por lo que podríamos clasificarlo como un curso Ampliamente Práctico. Y debido a su sencillez no se requiere asistir a un salón y permanecer tres o cuatro horas escuchando a un conferencista, basta con leerlo detenidamente y comprender el mensaje y la aplicación del Efecto Pigmaleón. Por esta razón lo presentamos únicamente en formato de E-educación.

Si todos los ejecutivos actuaran como buenos Pigmaleones, las empresas serían más eficientes, competitivas y tendrían mejores resultados.

Después de recibir el curso el estudiante será capaz de:

 

Si desea más información sobre como recibir este curso en su empresa (el curso presencial puede darse en cualquier país siempre que se cubran los gastos de transporte y alojamiento para el facilitador), por favor comuníquese con nosotros a fmcontacta@c-educa.com